¡SABOREA el MUNDO!

    Los miedos pueden paralizarnos y hacer que perdamos muchas oportunidades únicas e irrepetibles en la vida. Por eso mismo, SABOREA EL MUNDO, disponte a enfrentarte a todo lo que ocurra en tu camino, superando cualquier obstáculo y consiguiendo todo lo que te propongas: sueños, objetivos …

    “Hay lugares donde uno se queda y lugares que quedan en uno”. Alberto Manguel

    Una forma fascinante de aprender y descubrir nuevas culturas mientras viajas a diferentes lugares del mundo es a través de la gastronomía: la manera de cocinar ingredientes únicos que se encuentran en cada región, descubrir nuevos sabores, texturas y olores. Lo primero es probar su comida y, a partir de ahí, sabremos más de ese lugar. 

    Por: Iñigo Gordobil

    ¡COMER CONOCIMIENTO!

    PRIMERA PARADA.

    Aunque la cocina asiática es muy rica y variada en ingredientes y elaboraciones, lo primero que nos viene a la cabeza de este continente es el rollito de primavera, sushi, arroz tres delicias, pad thai, etcétera. Pero todos estos platos son como la paella y la sangría para el turista que visita por primera vez España. 

    Hoy cogeremos nuestra mochila para viajar al ‘PAÍS DE LA ETERNA SONRISA’ (Tailandia). 

    Desde que aterrizas en este país del sudeste asiático, de lo primero que te darás cuenta es de la felicidad y la alegría que emana. Te recibirán con una grata sonrisa.  Esta eterna curvatura de labios tiene que ver con su filosofía de vida, todo debe llevar un poco de “SÀNÙK”. La diversión debe estar en todos los ámbitos de la vida y sonriendo demuestras que eres buena persona: 

    Revistas Fetén

    ESPECIAL HOTELES FETÉN

    DICIEMBRE

    “Sé feliz, permanece sereno, conténtate con aquello que la vida te ofrece”.

    La cocina Thai tiene una gran influencia de distintos países, ya que se encontraba en una zona de paso de las antiguas rutas de exportación de especias. Entre otros, los mercaderes árabes e indios enseñaron a los tailandeses el uso de las especias siempre presentes en sus platos, tales como el curry. La guindilla, otro de los ingredientes imprescindibles, fue introducida por los portugueses. 

    La base de la cocina es el arroz, la pasta y las ‘3C’: chile, cilantro y coco. Juega con la suma de ingredientes combinando sabores picantes, agrios, dulces, salados y consiguiendo un equilibrio que hace que las elaboraciones sean puro ‘umami’ (sabroso). Experimentarás un auténtico festín para todos tus sentidos, ¡una auténtica orgía de sabores en tu boca! 

    Tailandia cuenta con una extensa oferta gastronómica. Los puestos de street food son una estampa habitual de las poblaciones tailandesas, llenas de vendedores ambulantes que convierten la calles en su propio local. Cocina en vivo donde podrás impregnarte de sus olores, aromas y disfrutar de una gran experiencia culinaria de platos tradicionales con ingredientes locales. Ofrecen todo tipo de alimentos frescos preparados al momento como brochetas, carne, pescados, noodles y verduras cocinadas en un wok. Fuego y hierro, sabor que los convierte en una forma muy divertida y barata de comer a cualquier hora del día. 

    Cuando cae la noche se encienden las luces iluminando las callejuelas y comienza la vida en los mercados nocturnos creando un ambiente mágico. El aroma a especias y olores exóticos inunda el aire, sabores mentales que te transportan a otra realidad. Lo mejor es perderse entre las calles del mercado sin saber muy bien a dónde vas o qué vas a encontrar. Son ciudades que nunca duermen. ¡Ningún perdido se pierde! 

    Además, podrás navegar por los canales de los mercados flotantes. Kilómetros y kilómetros de riachuelos que los tailandeses usaban para moverse, pescar e intercambiar bienes con sus barquitos. Es un lugar enorme donde comprar cualquier cosa que necesites, lleno de muelles ubicados a la orilla del río y pequeños barcos que ofrecen fruta y comida tradicional para ponerte las botas sin bajar de la barca.

    Ya fuera de la zona de los canales una bocina te sobresalta. Miras hacia atrás y ves un tren atravesando literalmente un mercado que se dirige directamente hacia ti. Nos encontramos en el mercado ferroviario de Maeklong ubicado sobre las propias vías todavía en funcionamiento. En este lugar descubriremos todo tipo de frutas, hortalizas, helados de hielo caseros, así como tiendas dedicadas a la venta de pescado, carne o textiles. Varias veces al día suena una campana de advertencia para que te apartes del camino, lo que hace que cada vez que pasa el tren los vendedores tengan que recoger sus puestos rápidamente apartando sus mercancías fuera de la vía. Aunque el tren ralentice su velocidad hay que ir con muchísimo cuidado porque la verdad es que el espacio que te separa de este convoy es realmente pequeño. Notarás como el aire roza tu cara.

    Suscríbete

    * indica obligatorio

    Se podría decir que su cultura gastronómica sigue un sistema similar a nuestro tapeo, es decir, pequeñas porciones que te permitirán degustar diferentes platos sin tener que decantarte solo por uno o dos elaboraciones, así podrás probar un poco de todo.

    Antes de viajar a un país asiático habrás escuchado expresiones por parte de conocidos como: “¡Qué asco!”, “¡Ahí solo comen insectos!”, “¡No lo comería ni loco!”. Si cada vez que sales de casa eres de los que se lleva el jamón envasado en la maleta te recomiendo abrir la mente, y si eres de aquellas personas a las que les gusta probar de todo y no tienes prejuicios culinarios, este es tu país. Como suele decirse, para gustos, colores. Luego ya decidirás si te gusta o no. 

    Los alimentos tabúes son aquellos alimentos que, por razones culturales o religiosas, no se consideran aceptables para el consumo y son, por lo tanto, prohibidos para muchos y delicatessen para unos pocos. Los insectos son apreciados en muchos platos de comida del norte de Tailandia. Tendrás que liberar tu mente para comer la variedad snack que encontrarás: insectos fritos y crujientes -saltamontes, gusanos, arañas, grillos, etcétera- acompañados de un poco de salsa de soja y pimienta. Frutas como el durian, en malayo su nombre significa fruta espinosa, conocida como la fruta más apestosa del mundo ya que su olor y sabor es inconfundible. Normalmente, para poder comprarla hay que dirigirse a las afueras de los mercados donde se sitúan estos puestos con el objetivo de no contaminar con su olor. En algunos sitios está prohibido llevarlo en el transporte público o meterlo en los hoteles, pero ¿a qué huele y sabe el durian? Tuve la oportunidad de probarlo. Tiene una textura cremosa y su sabor me recuerda a un concentrado fortísimo de ajo y cebolla. Fue dar un bocado y ni un vampiro se me acercaría.

    Algunos de los platos imprescindibles que probar:

    El plato más famoso y turístico del país. Se trata de fideos de arroz fritos con gamba, pollo, huevo, tofu, verduras, cacahuetes y una salsa con base de tamarindo y azúcar de palma. Por norma general, no es un plato picante.

    Sopa picante y muy caliente de sabor muy intenso que se sirve con gambas, chile, lima, etcétera.  ¡Te hará sudar!

    Es una ensalada ácida y picante de textura crujiente y sabor fresco elaborada con papaya verde, otras frutas y verduras, con chile y lima. 

    Elaboraciones con currys tailandeses Gaeng Keowwan (verde), Gaeng Karee (amarillo) y Gaeng Dang (rojo). 

    Plato compuesto de pollo, acompañado de patatas y se suele servir con arroz. Lo que lo diferencia de otros currys es que su base es de cacahuete.

    Este postre se compone de dos ingredientes principales: sticky rice (arroz glutinoso) y mango. Sus sabores dulces y ácidos se equilibran con la leche de coco, similar a nuestro arroz con leche.

    Si te gusta el picante este es tu país ya que los tailandeses adoran la comida picante. Pero recuerda que hay que tener cuidado ya que el concepto de poco picante o no picante puede no tener nada que ver con el de un tailandés. La mayoría de los platos pican y ellos lo toleran muy bien.

    Está claro que la gran mayoría de las veces la comida thai pica tanto al entrar como al salir, pero ha logrado extenderse por el mundo gracias al equilibrio de sus sabores y los grandes beneficios que aporta a nuestro organismo. La manera de cocinar los alimentos hace que mantengan sus propiedades mejorando la actividad gástrica e intestinal gracias a sus platos ligeros pero con dosis equilibradas de vitaminas, proteínas, minerales, hidratos de carbono y fibra.

    Os animamos a visitar este país del sudeste asiático y probar su fabulosa gastronomía.

    - Advertisement -

    Related posts

    Una Experiencia Especial de Almudena Villegas

    Por: Almudena Villegas El azar a veces nos conduce a...

    Editorial Revista Feten Junio

    COMO LA VIDA, FETÉN TAMBIÉN ES UN CICLO La vida.  La vida en ocasiones se repite, en...

    Nuevo Número de Nuestra Revista: Experiencias Únicas y Destinos Exquisitos

    Nos complace presentarles el nuevo número de nuestra revista, cargado de experiencias únicas, destinos exquisitos...

    Penelope´s Dream

    La ópera para dos pianos y soprano está inspirada en el monólogo de Molly Bloom,...

    Comparte este artículo

    Últimas entradas