Entrevista a Marwán: Celebrando 20 Años de Música y Poesía con Laura Ferrer

    Escribir para cantar pero también para contar y dar voz a los que no disponen de altavoces en la sociedad. Compositor, cantante, poeta, escritor. Marwán. El músico madrileño celebra veinte años de carrera con un disco repleto de colaboraciones con grandes amigos y con una extensa gira que ya está recorriendo nuestro país y que le llevará también fuera de él.

    Fotografía 
    Ricardo Arranz

    Marwán, un referente en la música y la poesía, celebra dos décadas en la industria con un nuevo disco lleno de colaboraciones y una gira que promete emociones fuertes. En esta entrevista con Laura Ferrer para «Life the Music», Marwán comparte sus experiencias, reflexiones y futuros proyectos.

    Laura Ferrer: Veinte años, una fecha importante. ¿Cómo te sientes ante esta celebración y cómo valoras estas dos décadas de carrera?

    Marwán: Me siento feliz de poder revisitar canciones que hice en su momento -algunas hace más de 20 años- y emocionado porque al revisitarlas me sigo reconociendo, ya que aquel jovenzuelo que tenía un sueño y una idea en la cabeza del tipo de canción que le emocionaba ha cambiado en muchas cosas, pero no en eso. Yo sigo teniendo la misma búsqueda de canciones y, reencontrarme con esa búsqueda y ver que he tenido una coherencia y que mi identidad no ha cambiado, es muy bonito.

    Revistas Fetén

    ESPECIAL HOTELES FETÉN

    DICIEMBRE

    L.F.: Canciones para una urgencia. Veinte canciones para el veinte aniversario con colaboraciones de grandes artistas como Miguel Poveda, Rozalén, Andrés Suárez y muchos más. ¿Tenías claro a quién querías tener en este trabajo o ha sido complicado elegir?

    M.: Algunos sí.Tenía muchas opciones ya que hay muchos artistas a los que admiro y con los que sé que mis canciones van a quedar bien. Pero tenía clarísimo desde el minuto uno que Las cosas que no pude responder la quería con Rozalén, La ecuación con Miguel Poveda y Mi Paracaídas con Mikel Izal. La verdad es que este disco lo he hecho con casi todas las voces que soñé.


    Fotografía 
    Ricardo Arranz

    Fotografía 
    Ricardo Arranz

    L.F.: Haciendo referencia al nombre del disco, para ti a nivel personal ¿qué es lo más urgente?

    M.: Supongo que lo más urgente, a nivel personal, es tener una buena relación con uno mismo. Es lo más sensato y lo más bonito. A veces, en medio del ruido, de pensar en el futuro y en el pasado, en medio de esa conversación mental que no es nada positiva, tratarse bien posiblemente sea lo más urgente.

    L.F.: A lo largo de estos años supongo que habrás visto la fidelidad de un público incondicional, pero también cómo se han ido sumando seguidores nuevos, gente que descubre tu música y eso debe ser muy gratificante. 

    M.: Sí, sobre todo en el año 2013-2014 siento que se empieza a sumar mucha gente a mi música y eso fue muy bonito. Ver que las salas donde antes tocaba para cien personas de repente vienen cuatrocientas o quinientas, y en las salas donde tocaba para quinientas vienen dos mil o tres mil. ¡Eso es brutal!

    Suscríbete

    * indica obligatorio

    “He sacado partes de mí que no estaban antes y creo que transmito mucha más energía y he crecido mucho como artista”


    Fotografía 
    Ricardo Arranz

    L.F.: ¿Y qué pasa con los haters que además hoy en día suelen ser bastante cobardes escondidos tras las redes sociales? Tú tuviste el “detalle” de dedicarles la canción Cinco gramos de resentimiento…

    M.: En ese momento sí me afectaban las críticas, venía de una etapa peor anímicamente, pero después de hablar con mi psicóloga ella me dijo que tenía todo el derecho a defenderme, porque a veces uno se calla ante estos ataques anónimos o no anónimos, y decidí hacer esa canción. Ahora mismo no siento que haya muchos haters y si los hay, me da igual.

    L.F.: Has pasado un año bastante complicado tras el accidente que sufriste en el brazo. Afortunadamente ya estás recuperado, pero esto ha afectado a tu carrera e incluso ha cambiado tu forma de salir a un escenario. Cuéntanos cómo ha sido este proceso.

    M.: Sí, ha afectado mucho. He cambiado muchísimo desde que tuve el accidente, a nivel personal, pero también en el escenario, porque como ya no toco la guitarra, sólo llevo el micrófono en la mano, pues ha salido como un showman que tenía oculto. Con la guitarra, al estar quieto delante del micro no podía sacarlo, pero ahora me expreso más corporalmente, voy de lado a lado del escenario, puedo bailar. He sacado partes de mí que no estaban antes y creo que transmito mucha más energía y he crecido mucho como artista.

    L.F.: Esto es un claro ejemplo de que ante las adversidades de la vida uno es capaz de tirar hacia adelante, adaptarse a la nueva situación e incluso sacar la mejor versión de sí mismo.

    M.:Yo tengo una parte pesimista, pero también una optimista de tratar de aprender. Si hay algo que pueda aprender de una situación, trato de hacerlo. Fue una situación muy dura, pero por lo menos ha traído algunas cosas buenas. 

    Fotografía 
    Ricardo Arranz

    L.F.: El éxito te viene por tu trabajo como músico y cantautor, pero también como escritor y poeta, ya que has escrito cuatro libros que han funcionado muy bien. Cuando te enfrentas al proceso creativo ¿qué te cuesta más, escribir una canción o un poema?

    M.: Yo creo que escribir una canción es más complejo. A veces hay canciones que salen del tirón, en nada tienes una canción completa  con la música cuadrada. Otras veces tardas mucho más, pero para mí el poema siempre ha sido un lugar de mayor libertad que la canción. El formato canción te limita un poco, tiene que ser de tres a cinco minutos, rimar siempre, tiene un estribillo y cuando igual sólo llevas el treinta por ciento de la canción ya tienes que haber soltado el hachazo, la parte más importante del mensaje. Y en un poema hay más libertad, puedes escribir un micro poema o poemas súper extensos. En los poemas te pones más reflexivo que en las canciones, porque si lo haces en una canción puedes perder musicalidad y que se vuelva farragoso el texto. Como yo hago poesía de verso libre, siempre he sentido que me ofrecía más cosas en cuanto a extensión, libertad, ritmo. 

    L.F.: Hay un verso de un poema tuyo del libro Una mujer en la garganta que a mí me gusta mucho y dice así: “Me estrello por encima de la media y luego muestro todo en mis canciones”. ¿A un músico le tienen que pasar más cosas malas que al resto de la humanidad para escribir buenas letras?

    M.: (Risas) No, yo creo que no. Eso es un poco la pose del músico.Yo creo que los artistas no es que seamos más sensibles que el resto, pero sí que vivimos con mayores olas emocionales las cosas que nos suceden, para bien y para mal. Generalmente los artistas sí han utilizado mucho los eventos traumáticos de sus vidas o los episodios de desengaño para trasformarlos en canciones. Cuando uno está contento se dedica a fluir y cuando está triste se hace preguntas y se dedica a escribir.

    L.F.: Y ¿qué ocurre cuando las musas no vienen a visitarte?

    M.: Yo he tenido un par de crisis creativas gordas, pero nunca han tenido que ver con nada real, sino con el miedo que tenía mi mente, el miedo a perder la musa, la inspiración y eso es falso. Si eres creativo, lo eres toda la vida, otra cosa es que te pasen vivencias que te estimulen más o menos. A veces nos presionamos mucho y yo creo que es importante no tratar de volver a repetir el éxito que uno ya tuvo. Porque en ocasiones, tienes un gran éxito e intentas replicar fórmulas y eso es un error. La creatividad premia a los valientes. Está muy bien arriesgar y no tratar de hacer el mismo disco. Hay artistas que llevan cinco discos haciendo lo mismo y yo no quiero ser uno de ellos. En este disco arriesgo, ya que hay canciones producidas de forma muy diferente. Por ejemplo, temas que eran baladas ahora tienen sonido folkie o canciones que de estar muy producidas han pasado a acústico. Trato de llevar las canciones a otro lugar y que se note.

    L.F.: Los temas sociales, de denuncia están muy presentes en tus canciones. ¿Esto tiene que ver con tus orígenes, con el hecho de que tu padre cómo palestino tuvo que huir de su país en guerra, y conoces de primera mano este tipo de injusticias?

    M.: Hay quien dice que quien está herido daña y quien está sano sana, y yo no estoy de acuerdo porque hay muchas personas que han sido heridas en su vida y justamente por eso se vuelven más empáticas. Y puede que ese sea mi caso. No sé si es porque desde pequeño siempre vi que mi padre era una persona solidaria con la gente pobre, porque él fue muy pobre. Y yo he tenido esa sensibilidad hacia la gente más vulnerable de la sociedad, trato de ayudarlos, de contar su historia y así despertar a una sociedad que vive muy inmersa en el “ yo”. Siempre he intentado expandir ese mensaje del “ ellos”, los que no están tan bien como nosotros y es necesario contar su historia, ya que no tienen altavoces.

    L.F.: Precisamente en Lo llaman vida, canción inédita del disco junto a Nash, hablas de los más desfavorecidos, algo que se recoge no sólo en la letra, sino en un maravilloso videoclip que habéis hecho con niños de barrios marginales que sufren a diario esta realidad. 

    M.: La canción parte de la película En los márgenes de Juan Diego Botto. Una película centrada en la vida en los barrios periféricos de la ciudad. En esas vidas que sufren desahucios, pobreza, discriminación y que no tienen ningún tipo de esperanza ni ayuda para abandonarlas. Rodamos el videoclip en La Uva de Hortaleza que es una zona de casas casi derruidas. Grabamos con niños de allí para mostrar la vida de esos pequeños, sin querer exhibir, al contrario para mostrar una realidad que está en nuestra ciudad, la cara b de una sociedad en la que muchas veces no reparamos.

    L.F.: Hemos hablado de Canciones para una urgencia, tu nuevo disco que sale ahora en Septiembre, pero también habrá gira. Cuéntanos…

    M.: Sí habrá gira. Me subo ya por las paredes porque tengo muchas ganas de salir a cantar. Será una gira extensa, veinticinco, treinta conciertos en España, quince en Méjico, también Argentina, Chile,Uruguay, Ecuador, Colombia, y espero ir a EEUU. Así que ¡a tope!

    Estamos deseando escuchar esas veinte canciones y volver a verte en los escenarios. Marwán que vaya muy bien. ¡Muchas gracias!

    ¡Gracias a ti, Laura!

    - Advertisement -
    Laura Ferrer
    Laura Ferrer
    Soy Laura Ferrer. Periodista Mediterránea afincada en Madrid. De ahí tal vez, de cuna ,me venga el amor por el mar.Con más de 15 años de experiencia en los medios, sobre todo en televisión, en informativos o programas de entretenimiento de diferentes cadenas nacionales, la comunicación es mi pasión. Contar historias, charlar con personajes de cualquier ámbito, en definitiva, conectar con el espectador, siempre con la mayor rigurosidad y respeto a esta maravillosa profesión del periodismo que me ha dado tantas alegrías.

    Related posts

    Una Experiencia Especial de Almudena Villegas

    Por: Almudena Villegas El azar a veces nos conduce a...

    Editorial Revista Feten Junio

    COMO LA VIDA, FETÉN TAMBIÉN ES UN CICLO La vida.  La vida en ocasiones se repite, en...

    Nuevo Número de Nuestra Revista: Experiencias Únicas y Destinos Exquisitos

    Nos complace presentarles el nuevo número de nuestra revista, cargado de experiencias únicas, destinos exquisitos...

    Penelope´s Dream

    La ópera para dos pianos y soprano está inspirada en el monólogo de Molly Bloom,...

    Comparte este artículo