Guillermo Palomero Presidente de la fundación Oso Pardo 

    «El cambio climático es una evidencia, valga la redundancia, muy evidente»

    “No puedes hacer conservación sin ciencia.” Palabras con las que comenzamos nuestra charla con Guillermo Palomero, Presidente de la Fundación Oso Pardo y que lleva desde el año 1992 trabajando para proteger la presencia de este animal tan emblemático de nuestra fauna y que fue declarado especie en peligro de extinción en 1973 y a punto estuvo de desaparecer debido fundamentalmente a la caza ilegal. 

    Por suerte y gracias al trabajo que realiza esta fundación, el escenario actual para el oso pardo es optimista. 

    Guillermo Palomero Presidente de la fundación Oso Pardo 

    Te Puede interesar

    Revista Fetén: ¿Cuál es la situación actual de la población de osos pardos en el mundo?

    Guillermo Palomero: Pregunta complicada. El oso pardo no esta amenazado en el mundo, tiene una amplia distribución. Hay buenas poblaciones en Europa del Este y en Escandinavia. Y luego las poblaciones fragmentadas como la italiana, la pirenaica y la cantábrica que están aisladas, son las más delicadas y que necesitan mayores medidas de protección. Como especie el oso pardo tiene una amplia distribución en Norteamérica y euroAsia y como tal no le vamos a considerar en peligro de extinción. Pero en la cordillera cantábrica y en Pirineos quedan poblaciones más residuales con las que hay que trabajar, han tenido problemas, han sido muy perseguidos…y estas son las pequeñas poblaciones sobre las que estamos trabajando. Porque además nos lo pide la normativa europea, el oso pardo es una especie considerada prioritaria en Europa y estamos obligados a conservarlo. 

    Revistas Fetén

    Entrevista Guillermo Palomero Presidente de la fundación Oso Pardo 

    R.F.: El furtivismo y la caza han sido los mayores enemigos del oso que vio mermado su numero , ¿Qué medidas está tomando la Fundación Oso Pardo para garantizar la supervivencia de la especie?

    G.P.: Así es. Y además estuvo en peligro crítico de extinción. No se nos ha ido de las manos por los pelos. En Pirineos desapareció y hubo que traer otros osos de otra población europea, de Eslovenia, para empezar a recuperar la población. Cuando empezamos a trabajar, se encontraban en peligro crítico.  Por suerte las cosas han ido bien y en apenas tres décadas (con tan solo dos núcleos que sumaban unos 80 osos) la población cantábrica se está recuperando y estaremos ya cerca de los 400 ejemplares. Para garantizar la supervivencia se necesita que seamos muchos los que rememos en la misma dirección y más o menos coordinados. Nosotros somos una fundación especializada que trabaja con una base científica fuerte y codo con codo con el territorio. Y gracias a eso el oso Cantábrico ha pasado de estar a un empujón de extinguirse (como pasó con el oso de los Pirineos) a recuperarse. Pero no olvidemos que según la normativa española sigue en peligro de extinción, aún habiendo salido del peligro crítico. 

    Guillermo Palomero Presidente de la fundación Oso Pardo 

    R.F.: Estamos ante un cambio climático sin vuelta atrás, ¿qué consecuencias tendrá en los osos? Y ¿en el ser humano? ¿Vamos todos de la mano? 

    G.P.: El cambio climático a mí me preocupa muchísimo como ciudadano y por lo que respecta al ser humano. Parece mentira que todavía haya gente, incluso líderes políticos, que lo nieguen. Es una evidencia, valga la redundancia, muy evidente. Hemos estudiado al oso en escenarios de cambio climático y hemos visto 3 cosas: Una de ellas es que va a haber un cambio en el comportamiento (hay osos que ya no hibernan así que tendremos osos en invierno). También cambiará su alimentación. Pero lo que más nos preocupa y que va a venir de la mano del cambio climático, es que los veranos serán cada vez más secos con sequías y aumento de las temperaturas y esto dará lugar a cada vez más incendios incontrolables y mucho más destructivos y eso va a afectar al hábitat del oso pardo. Y va a exigir una gestión preventiva del territorio con más fuerza y eficiencia. 

    Entrevista en la Revista

    R.F.: ¿Como está evolucionando la concienciación de la sociedad hacia la conservación de la naturaleza, las especies y el cambio climático? 

    G.P.: Creo que la sociedad está más informada y tiene mayor sensibilidad ambiental. Ha aprendido a disfrutar y a conocer la biodiversidad riquísima que tenemos. Y eso es muy bueno. Esa mayor sensibilidad por la naturaleza para mí es incuestionable. Yo creo que hay preocupación por el cambio climático. Lo que ocurre es que nos va a costar mucho cambiar ciertos hábitos que habría que cambiarlos ya. Y es ahí donde veo a la sociedad no tan comprometida con los cambios y necesidades. El cambio climático es el gran problemón que tenemos encima y del que no se habla tanto como se debería hablar, desviando la atención hacia otros temas. 

    Suscríbete

    * indica obligatorio

    R.F.: Conservacionistas versus animalistas, explícanos las diferencias. 

    G.P.: Hay escenarios comunes entre ambos pero sí que hay diferencias. Yo me considero conservacionista y no animalista, aunque he aprendido a conocer, entender y respetar el animalismo. Tenemos objetivos comunes en muchos ámbitos, pero deberíamos intercambiar mucho más nuestras estrategias y la manera de entender lo que debe ser avanzar en esta sociedad con un mayor cuidado por la biodiversidad, especies incluidas (domésticas también). Hay que reconocer al animalismo un gran mérito y es que nos ha abierto los ojos sobre el maltrato animal, algo que los conservacionistas, ocupados peleando por la conservación de la naturaleza y de las especies salvajes y más amenazadas, no veíamos. Quizás tampoco entendíamos lo que sufrían los animales más vinculados a los humanos. No trabajábamos sobre ello porque estábamos concentrados en estos otros objetivos, que también son loables. Lo que ha hecho el animalismo ha sido decirnos a todos que somos una sociedad avanzada, moderna y con sensibilidad ambiental pero en la que sigue habiendo un maltrato animal importante y los animalistas nos habéis enseñado y nos habéis abierto los ojos y señalado los problemas aportando soluciones. Así mismo habéis generado una sensibilidad hacia el problema del maltrato animal y un deseo de que haya bienestar animal en una sociedad que hasta hace cuatro días no se enteraba de nada de esto. ¡Eso es magnifico!

    Por otro lado, el animalismo necesita entender mejor lo que es la biodiversidad, la naturaleza y lo que ocurre, cuáles son los problemas y como se resuelven. No se pueden utilizar los mismos esquemas de trabajo con los animales de compañía que con los que producen comida. Creo que los animalistas deben aprender y hablar más con los conservacionistas y los conservacionistas debemos expresar más nuestra gratitud y apoyar causas animalistas. Eso sería muy necesario. Aún no estamos en ese punto, esperemos que llegue porque es urgente. 

    «Antes al oso se le mataba porque se comía la miel y mataba a alguna pieza de ganado, y por  decir «yo he matado a un oso y soy un gran cazador». Eso ya se ha terminado y el territorio quiere a los osos» 

    R.F.: ¿Como es el oso pardo? ¿Que carácter tiene? Si de pronto nos encontramos a alguno, ¿como debemos actuar? 

    G.P.: Los osos van a lo suyo, son animales que buscan su comida y saben buscarla muy bien. No son animales sociales, no van en manadas. Los machos van por un lado y las hembras por otro, salvo en época de celo. Las hembras crían a los cachorros durante año y medio y luego se independizan y vuelven a ser animales solitarios que conocen muy bien su territorio y buscan las mejores viandas. Un territorio con osos tiene una naturaleza plena y eso es muy atractivo. Pero los osos se comportan como lo que son y eso hay que tenerlo muy en cuenta. No son de peluche, son animales salvajes que no quieren comernos ni hacernos daño, pero tampoco admiten proximidades ni ciertos comportamientos que pueden hacerles a ellos sentirse amenazados y responder con agresividad. Si ves a un osito no le cojas por muy adorable que te parezca porque su mamá va a estar cerca y tiene muy malas pulgas y son muy defensivas. No dejes basura para que los osos no se habitúen a buscar comida en los entornos humanos… Estamos informando mucho de todo esto a todos los usuarios de la montaña. Hay osos que se habitúan a la comida humana, sobre todo jóvenes y hembras con crías que descubren que hay comida fácil en los entornos humanos y para eso existe un protocolo que marca las pautas de cómo intervenir para deshabituarles, guiarles el comportamiento. No podemos permitirnos incidentes graves entre osos y humanos. 

    Para ellos es importantísimo saber cómo son los osos y cómo hay que reaccionar y comportarse cuando estás en territorio oso. Y es lo que estamos divulgando.

    Acabar o limitar el furtivismo, conservar el hábitat y el apoyo social. Estas han sido las tres patas que han sacado al oso del peligro crítico de extinción. 

    R.F.: ¿Qué mensaje le darías a la sociedad para fomentar la protección del oso pardo y el cuidado del medio ambiente?

    G.P.: Es absolutamente posible coexistir con el oso pardo y nuestro medio ambiente. A parte de reportarnos muchos beneficios de todo tipo, es también una fuente de desarrollo y economía rural y solo por eso hay que entender que hay que preservarlo y disfrutarlo. La coexistencia con nuestros grandes carnívoros y con el oso pardo es perfectamente posible y deseable. 

    - Advertisement -
    Conchi Castaneira
    Conchi Castaneirahttps://revista-feten.es
    Conchi Castañeira Directora de la Revista FETÉN. Nacida en Barakaldo hace unos pocos años y criada en Santurtzi, pueblo que llevo en el corazón. No me considero experta en nada, pero sí que me gusta saber de todo, quizás tenga algo de autodidacta. Viajando he aprendido que nada ni nadie es el ombligo del mundo y que la verdad absoluta no existe. Hablar y estar con mi gente es lo que me hace aprender y sentir que tengo los pies en la tierra. Amiga de mis amigos, como enemiga no tengo igual. Cada vez con menos pelos en la lengua y más heridas en el corazón, me considero una superviviente. Orgullosa directora de la Revista FETÉN, una locura que ya dura 10 años. Mi mayor aspiración, ser feliz. Ha habido momentos muy duros, pero creo que lo puedo conseguir. Parte de esa felicidad se la debo a dos seres de luz, Imanol y Noa.

    Related posts

    Misa D´Angelo

    La actriz y cantante italiana Misa D'Angelo es conocida por su versatilidad en pantalla y...

    ¡SABOREA el MUNDO!

    Los miedos pueden paralizarnos y hacer que perdamos muchas oportunidades únicas e irrepetibles en la...

    Hotel Montera Madrid CURIO COLLECTION BY HILTON

    ELEGANCIA Y SOFISTICACIÓN CON TOQUES CANALLAS EN EL CENTRO DE MADRID Situado en la céntrica y...

    EL SUBMARINO

    EL SUBMARINO DE María Carmen Barbosa, Miguel Falabella La Revista Fetén patrocina la obra de Teatro...

    Comparte este artículo

    Últimas entradas