Saritísima

    CRÓNICAS DE CINE BY IKER ELDUAYEN

    En el décimo aniversario del fallecimiento de Sara Montiel repasamos su prolífica trayectoria cinematográfica y hablamos con Daniel María, autor de Saritísima, su biografía ilustrada

    «La publicación de la biografía ilustrada Saritísima, de 200 páginas que resume una extensa y prolífica vida de 85 años, ilustrada por Carlos Valdivia y escrita por Daniel María»

    — Iker Elduayen

    El sobrenombre superlativo se lo puso el escritor y periodista Terenci Moix, al que confesó en Más estrellas que en el cielo que “el cine había sido su vida entera, su medio favorito, su mejor forma de hacer llegar su mensaje interpretativo”. El pasado mes de abril se conmemoraba el décimo aniversario del fallecimiento de Sara Montiel, la estrella patria con mayor repercusión internacional. La que hizo taquilla, cimentó la industria y creó una manera de hacer cine. La que erotizaba y entonaba como nadie. Son muchos los homenajes que se le han rendido a la manchega durante estas semanas, entre ellos, la publicación de la biografía ilustrada Saritísima (Varietés ediciones), de 200 páginas que resume una extensa y prolífica vida de 85 años, ilustrada por Carlos Valdivia y escrita por Daniel María: “No quería dejar nada fuera, ni lo que aparece en sus memorias Vivir es un placer (Plaza y Janes, 2000) ni lo que contó en sus vivencias de la revista Lecturas ni tampoco lo que ella descubría en sus entrevistas. Había un vacío de los últimos trece años, que no se habían recogido en un libro. Yo lo quería contar todo. Intenté buscar un equilibrio entre los datos esenciales de una biografía, pero también de todo aquello que yo quería que se supiera”. 

    DE LA MANCHA A VALENCIA Y SU LANZAMIENTO A MANOS DE CIFESA

    María Antonia Alejandra Vicenta Elpidia Isidora Abad Fernández (después rebautizada como Sara Montiel: “Te llamarás Sara por la de la Biblia, porque me recuerdas a ella, y Montiel por los campos en que naciste”, le dijo Enrique Herreros) nació en una calle no asfaltada en Campo de la Criptana, en plena Mancha. Aunque ella apenas guardaba recuerdos de su hábitat castellana, ya que cuando era muy niña su familia se tuvo que trasladar a Orihuela, Valencia, en busca de un ascenso económico. Fue una niña que vivía en la total pobreza y cuya única vía de escape era la cartelera del cine, Morena clara e Imperio Argentina, su protagonista. Con el repertorio de aquella película, Antonia (a la que se conocía como “la muñeca”) marcha de casa a los trece años con el deseo de ser artista. 

    La productora Cifesa le lanzó al estrellato y le facilitó su aproximación al cine en su primera película Te quiero para mí, donde aún figuraba como María Alejandra. Su primera protagonista fue ser una recién casada de Fernando Fernán Gómez en Empezó la boda, galán al que estuvo emparejada en varios de sus iniciales filmes. Rafael Gil le hizo sobrina del hidalgo en Don Quijote de la Mancha y Juan de Orduña (por mediación de Miguel Mihura, ya prendado por la ciudadrealeña) le convierte en la tentación de Felipe el Hermoso, lo que provocaba la ira de Juana de Castilla (Aurora Bautista). Con dicho título y su siguiente colaboración con Orduña, Pequeñeces, daría el salto definitivo al cine latinoamericano. 

    MÉXICO, EL PAÍS QUE LE DIO MÁS POSIBILIDADES Y EL APRENDIZAJE EN HOLLYWOOD

    “En la carrera cinematográfica de Sara hay dos grandes líneas: el cine que hizo en México y las películas españolas posteriores a El último cuplé”, dice Daniel María. “Quizás su etapa en Hollywood sea luego la menos interesante, pero obviamente conquistar Los Ángeles y ser la primera actriz española en rodar tres películas seguidas es histórico”, continua. México convirtió al mito español en uno de sus rostros más destacados la gloriosa etapa cinematográfica que estaba viviendo. “Allí aún es Sarita. Se le recuerda más por su cine. Forma parte del legado cinematográfico patrio”, decía Alaska en un documental dedicado a la Montiel. Añade María que “el cine mexicano le dio más posibilidades de demostrar su versatilidad” y es que pudo hacer un thriller y ser dueña de una mina de plata, protagonizar un triángulo amoroso en una cárcel femenina o ser una cantante que debía lidiar la profesión con sus amoríos. 

    Revista Fetén

    En Hollywood, más allá de conocer al que sería su primer marido, Anthony Mann, y rodar la mítica Veracruz, Sara Montiel aprendió a hacer cine, desde dentro. “Ella siempre manifestó que desde pequeña le gustaba mucho la imagen y la fotografía”, destaca el autor de Saritísima. En los rodajes a las órdenes de su marido, ejerció como script y ayudante de dirección “no reconocida en los créditos”, comenta María, “aunque ya en México se había interesado muchísimo por la estructura de los guiones con Max Aub”, continua. “Ya en España hay un ejemplo claro cuando quiere dar un paso más y produce Tuset Street y hay un encontronazo con Jordi Grau. Ella sustituyó al director en pleno rodaje porque no estaba haciendo el cine de Sara Montiel, sino otro tipo de cine. No estaba cumpliendo con el objetivo de esa película. Siempre dejó claro que todo el que interviene en una película de Sara está haciendo el cine de Sara, aparte de que nunca rodaría antes de las 12 de la mañana, eso también lo cumplió”, añade. 

    EL ESTELAR REGRESO A ESPAÑA CON EL ÚLTIMO CUPLÉ

    Regresó a España para rodar una película de escaso presupuesto y cuyas aspiraciones no eran demasiado grandes, El último cuplé. Juan de Orduña se había propuesto hacer una película que contase la agónica cupletista que comienza a hacer un repaso biográfico. Los múltiples problemas de financiación provocaron que la cantante pensada para doblar a la Montiel tuviese que descartarse por imposibilidad de pago y es entonces cuando ella asumió entonar la lista completa de temas propuestos. Entre otras, la escena de Fumando espero fue un auténtico hito para el cine español, convirtiendo al filme en uno de los más vistos de su historia. Daniel María, que a raíz del libro ha descubierto la grandeza de su cine, dice: “A partir de entonces se convirtió en una estrella y se dividió la industria entre el cine español y el cine que hacía Sara. En el cine español entraban muchas películas, pero al cine que hacía Sara solamente era posible acceder a través de esa mirada”. 

    LAS RAZONES DE SU RETIRADA DEL CINE

    Sin embargo, a comienzos de los setenta, tras rodar con Luis Cesar Amadori (La violetera), Rafael Gil (La reina del Chantecler) o Juan Antonio Bardem (Varietés), la manchega más internacional decide no hacer más películas. “La decisión de retirarse fue una decisión coherente”, opina María. “El cine español comenzaba una nueva etapa de deriva hacia el destape en lo que ella no quería participar”, añade. No obstante, el mito internacional protagonizó después de su adiós multitud de desnudos para Interviú (“por lo tanto, enseñar las tetas no era el motivo”). “Ella fue consciente de que el producto de Sara comenzaba a agonizar en el cine. En las salas empezaba a haber mucha competencia porque se estaba abriendo a un nuevo cine que podía competir en salas con ella. Fue inteligente de abandonar el cine en su punto más alto y conquistar otros espacios como el teatro. Dejó su estela en el cine en lo más alto, cuando ella estaba más esplendida, y bajó a la tierra y acercó su divismo al público. Similar a lo que hizo Marlene Dietrich”, reflexiona el escritor. Aunque el cine del destape acaparó las carteleras españolas, una nueva hornada de cineastas (los que después llevaron a cabo el denominado Nuevo Cine Español) comenzaban sus carreras. “Almodóvar la persiguió prácticamente hasta el final. Ahora podemos fantasear con el cine que hubiera hecho Sara. Podía haberle dado un giro tremendo a su carrera, como le pasó a Carmen Sevilla con Eloy de la Iglesia. Hubiera sido genial verla a las órdenes de Saura, Eloy o de nuevo junto a Mario Camus”, plantea el autor.

    RECONOCIMIENTOS Y PREMIOS: ¿POR QUÉ NO SE LLEVÓ EL GOYA DE HONOR?

    La primera gran estrella en conquistar Hollywood murió sin el mayor reconocimiento cinematográfico patrio: el Goya de Honor. “Quedará para la historia. Cuando España creó los Premios Goya, el primer Goya de Honor debería haber sido para Sara Montiel”, sentencia María. “Porque era la única estrella internacional que había tenido el cine español”, continua. Tampoco el Festival de San Sebastián, cuando creó los Premios Donostia pensó en la intérprete para homenajearla. Continua el crítico y gestor cultural diciendo que “allí fue toda una estrella. Una de las actrices que más tiempo ha estado firmando autógrafos en el festival. El primer Premio Donostia para una actriz española no debía haber sido para Carmen Maura, sino para Sara Montiel. Esto es así”. Entonces, ¿por qué no se premió a Sara Montiel como hoy sí se le hubiese reconocido? Daniel María responde que “siempre ha habido siempre una mirada muy machista. El cine de Sara era el cine de los mariquitas y de las señoras. Era leído como un cine sin historia, que no tenía interés fuera de ese público. Si ahora las maricas y las mujeres que hemos ido ocupando espacios en las academias y festivales tuviéramos a Sara viva hubiéramos tardado nada en darle todos los premios que no recibió”. 

    LA MEJOR ACTRIZ PARA HACER DE SARA

    Ha habido muchos intentos de adaptar a la pequeña o gran pantalla (ahora más que nunca porque están muy de moda los biopics) la interesante biografía de Sara Montiel. No obstante, la elección de una o varias actrices sería vital para llevar a cabo una producción de calidad. “Tras mucho pensarlo, he llegado a la conclusión de que Penélope Cruz podría hacer una buena Sara. De alguna manera, tienen una historia compartida. A Penélope le ha costado mucho reivindicarse como actriz, ser considerada buena actriz. Haría muy buen trabajo para recrear a Sara. Ahora bien, Penélope está ahora en una buena edad para hacer de la Sara que se retiró del cine en los setenta, pero la Sara mayor, la tenía que interpretar una travesti, una artista del transformismo. Lo tengo muy claro. Ese exceso camp solo lo puede dar una travesti”, sentencia el biógrafo del icono español más internacional de la historia. 

    - Advertisement -
    Iker Elduayen
    Iker Elduayenhttps://linktr.ee/ikerelduayen_
    Mi objetivo en el periodismo será siempre rememorar, porque considero injusto que aquello a lo que tanto quisimos, hoy quede en el olvido. En esta sección, reuniremos a todas esas grandes estrellas del Hollywood del blanco y negro (también del color) que formaron el lujoso star system de Los Ángeles

    Related posts

    LE MÉRIDIEN RA BEACH HOTEL & SPA

    Bienestar y sibaritismo a orillas del Mediterráneo Situado en la playa de Sant Salvador en la...

    ENTREVISTA2

    Te Puede Interesar IVáN GALLEGO Y CHARLY Editorial Revista Fetén nº7 Revistas de Música: Descubre la Sección Exclusiva...

    JOSÉ MARÍA TEIXIDÓ DIRECTOR DE LANDMAR PLAYA LA ARENA

    Descubre el encanto de Landmar Playa la Arena en esta entrevista exclusiva. Sumérgete en las...

    Tenemos que hablar con Conchi Castañeira 

    ¡No te pierdas nuestra entrevista exclusiva con Conchi Castañeira, la talentosa directora de la @revista_feten!...

    Comparte este artículo

    Últimas entradas

    LE MÉRIDIEN RA BEACH HOTEL & SPA

    Bienestar y sibaritismo a orillas del Mediterráneo Situado en la playa de Sant Salvador en la...

    ENTREVISTA2

    Te Puede Interesar IVáN GALLEGO Y CHARLY Editorial Revista Fetén nº7 Revistas de Música: Descubre la Sección Exclusiva...

    JOSÉ MARÍA TEIXIDÓ DIRECTOR DE LANDMAR PLAYA LA ARENA

    Descubre el encanto de Landmar Playa la Arena en esta entrevista exclusiva. Sumérgete en las...