Artículo anterior
    Artículo siguiente

    OPORTO

    LA CIUDAD ANCLADA EN EL PASADO

    Oporto es la segunda ciudad en importancia de Portugal, no en vano es la capital del norte del país. Junto con su área metropolitana posee alrededor de dos millones de habitantes, aunque en el centro solo lo habitan unas 200.000 personas a las que se les denomina tripeiros. 

    Te puede interesar

    Antiguamente conocida como Cale, nació como una pequeña aldea celta ubicada en la desembocadura del río Duero. Los primeros vestigios importantes de la misma provienen de la época romana cuando los romanos la ocuparon y crearon el puerto de Cale -Portus Cale- origen del topónimo Portugal y parada obligada en la ruta entre Braga y Lisboa

    Durante los siglos XV y XVI tuvo un gran crecimiento como ciudad coincidiendo con la época de los descubrimientos.

    Revista Fetén

    Hay que destacar que perteneció a la corona española desde el año 1580 hasta el 1640, época en la que Felipe II reinaba, aunque mayormente su función era la de recaudar impuestos, ya que no se hacía una gestión administrativa al uso.

    Posee un patrimonio histórico muy interesante y su centro urbano fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1996. Sus edificios tienen cierto encanto de decadencia y aunque durante los últimos años ha sido sometida a una vasta modernización, existe un dicho popular que dice que Lisboa ha evolucionado a la modernidad y Oporto se ha quedado anclada en el pasado.

    Cuando un viajero tiene intención de hacer una visita a Oporto, debería de tener presente varias cosas; cómo planificar bien su visita para que no tenga que recurrir a ningún transporte público, importante conocer que existen pronunciadas cuestas en dirección al río Duero y si se va a realizar a pie, usar calzado apropiado. 

    El punto neurálgico de la ciudad es la Plaza de la Libertad, un gran espacio abierto donde se celebran multitud de eventos al aire libre. Al fondo de la misma podemos ver el Ayuntamiento; es curioso observar como conviven en esta zona imponentes edificios muy bien conservados junto con otros totalmente abandonados.

    Muy cerca se encuentra la iglesia de Los Congregados que como muchas de esta ciudad posee cerámica decorada en su fachada. También vemos esta misma cerámica en otros muchos edificios de la ciudad, siendo una de sus características ornamentales. 

    Enfrente, la estación de ferrocarril de San Bento, una de las construcciones más importantes de Oporto y en cuyo interior está representada en azulejos la historia de Portugal.

    Bajando por las calles Mouzinho da Silveira o Das Flores llegamos hasta la zona portuaria del Rio Duero, muy cerca de su desembocadura en el mar, concretamente a su margen derecha.

    Es un sector muy turístico y con mucho ambiente, lleno de restaurantes, bares y tiendas. Desde aquí zarpan barcos que realizan cruceros por el Duero. 

    Llegados a este punto, la visita cultural turística debe dar paso a la gastronomía y principal vino de la zona, el famoso vino de Oporto.

    Cruzando el río Duero nos encontramos con una serie de bodegas donde se fabrica y conserva el vino, muchas de ellas ofrecen una visita guiada e incluso catas de sus caldos. Se trata de la zona denominada Vila Nova de Gaia.

    Desde aquí se divisa una de las panorámicas más características de la ciudad compuesta por los dos márgenes del río, el propio Duero y el puente de Doña María Pía -construido por Théophile Seyrig- y que es santo y seña de Oporto. Al igual que su otro gran puente, denominado Don Luis I, también construido por el mismo ingeniero.

    Otros lugares imprescindibles de visitar, tales como la Librería Lello e Irmao, considerada una de las más bonitas del mundo y relacionada con el universo de Harry Potter, ya que su autora se inspiró en su interior. 

    El Café Majestic, el más famoso de la ciudad con un aire retro y situado en la calle Santa Catarina, llamada de las tiendas por ser de las más comerciales de la urbe.

    La Capelas das Almas, con sus típicos azulejos decorados.

    La Torre de la Iglesia de los Clérigos, con unas magníficas vistas sobre la ciudad.

    Recorridos los rincones más bonitos y típicos, cabe plantearse conocer su oferta gastronómica, extensa y variada.

    En Oporto no existen las típicas tapas españolas, en su lugar encontramos la bifana, una especie de emparedado de carne con algo de salsa picante. Y la afamada francesinha, un sándwich de varios pisos con carne, salchicha, pollo, huevo y varias capas de queso fundido, en ocasiones con un toque picante.

    Pero sin duda, el plato estrella es el bacalao preparado de mil formas y maneras.

    En conclusión, Oporto es una ciudad amable cuya visita nos puede durar un par de días, pero en la que si escogemos estar más tiempo, siempre la disfrutaremos por igual. 

    - Advertisement -

    Related posts

    Entrevista a REBECA PLAZA

    Rebeca Plaza estudió periodismo y danza, pero el teatro se cruzó en su camino en...

    PAPÍN GASTRONOMÍA DULCE

    "Nunca me he encontrado con un problema que un pastel adecuado no pueda solucionar".  - Sarah...

    LE MÉRIDIEN RA BEACH HOTEL & SPA

    Bienestar y sibaritismo a orillas del Mediterráneo Situado en la playa de Sant Salvador en la...

    ENTREVISTA2

    Te Puede Interesar IVáN GALLEGO Y CHARLY Editorial Revista Fetén nº7 Revistas de Música: Descubre la Sección Exclusiva...

    Comparte este artículo

    Últimas entradas

    Entrevista a REBECA PLAZA

    Rebeca Plaza estudió periodismo y danza, pero el teatro se cruzó en su camino en...

    PAPÍN GASTRONOMÍA DULCE

    "Nunca me he encontrado con un problema que un pastel adecuado no pueda solucionar".  - Sarah...

    LE MÉRIDIEN RA BEACH HOTEL & SPA

    Bienestar y sibaritismo a orillas del Mediterráneo Situado en la playa de Sant Salvador en la...