IVáN GALLEGO Y CHARLY

    - Advertisement -

    “Charly llegó a mí  como un regalo de amor. Me siento muy agradecido de haber sido elegido para ser su papuchi porque ese día cambió mi vida para siempre y, por supuesto, a mejor”

    Iván Gallego es un actor madrileño que vive entre la ciudad en la que nació y México, país en el que también desarrolla su carrera como intérprete. A Iván le hemos podido ver en series como Hospital Central, Hispania, la leyenda, La que se avecina o la película más reciente, Amores Permitidos. Y entre rodaje y rodaje, Iván comparte su vida con Charly, un gracioso perro salchicha. Hace ya 12 años que Charly eligió a Iván y llegó hasta él como un regalo desde el amor. Su nombre, nos explica, se lo debe al cine e Iván le debe todas esas sonrisas que este pequeñajo consigue sacarle incluso en los días más tristes

    Lala Rod: Compartes tu vida con un teckel (popularmente conocidos como perros salchicha) ¿hace cuánto tiempo y cómo llegó a tu vida?

    Iván Gallego: Sí, comparto mi vida con Charly desde que él era un bebé muy pequeño. Con solo dos meses y medio me hice cargo de él y hasta el día de hoy que tiene 12 añitos, o añazos, mejor dicho. 

    Charly llegó a mí  como un regalo de amor. Por aquella época mi pareja y yo estábamos mucho tiempo separados por el trabajo y yo pasaba mucho tiempo solo en casa en Madrid, por lo que siempre andaba con el “come come” de “quiero un perro, quiero un perro…” ¡Casi era como un mantra! Hasta que un año, por el día de los enamorados, fuimos a un criadero de perritos y Charly nos eligió. Hoy en día abogo mucho por la adopción, porque sé que hay muchos perritos que necesitan papás,  pero en el caso de Charly surgió de aquella manera y me siento muy agradecido de haber sido elegido para ser su papuchi porque ese día cambió mi vida para siempre y, por supuesto, a mejor. 

    Revistas Fetén

    Famosos y sus mascotas

    L.R.: ¿Cómo la ha cambiado?

    I.G.: La ha cambiado en infinidad de aspectos, pero lo más significativo es que desde que Charly está conmigo no ha pasado un solo día en el que la tristeza se haya apoderado por completo de mí, siempre me ha sacado una sonrisa. Y el amor. Es un bálsamo para el corazón. 

    L.R.: ¿Por qué elegiste Charly como nombre?

    I.G.: Me siento un poco ridículo explicando el porqué de su nombre, pero me voy a sincerar. Como buen amante del cine en todos sus aspectos, en la película Rambo cuando venían los vietnamitas les llamaban los “Charlys” porque les veían más pequeños en estatura que los americanos. Siempre decían “que vienen los charlys” y con esa tontería que se ha usado mucho en mi familia como broma interna y por la pequeña estatura de mi perrito surgió llamarle Charly. 

    Suscríbete

    * indica obligatorio

    L.R.: Esta raza tiene fama de ser perros muy inquietos, ¿es así? ¿cómo es la personalidad de Charly?

    I.G.: Sí, los teckel más que inquietos (que lo son) son muy testarudos. Y así es Charly: 100×100 teckel. Yo me he hecho un máster en paciencia y resiliencia. Charly es súper juguetón, siempre le han movido más los juguetes que la comida. Esencialmente es súper cariñoso, pero solo conmigo, el resto del mundo no le importa demasiado. Ni los perros, ni las personas. Solo perritas y su abuelita, a la que ama y le encanta compartir con ella tiempo y acostarse con ella y esas cosas de perrito mimado. 

    L.R.: Tendrás miles de anécdotas juntos, pero ¿existe alguna especial?

    I.G.: Recuerdo una vez que me sorprendió mucho su inteligencia. Charly y yo jugamos mucho y en una tarde de juegos como tantas otras le pedí que me trajera la pelota verde. ¡Cuál fue mi sorpresa cuando ví que buscaba en su cajón de juguetes y me trajo una pelota verde! ¡No daba crédito! Entonces volví a probar y le pedí una amarilla. Y sí, buscó una de tenis y es la que me trajo. Desde entonces hablo en bajo todos mis secretos, sé que los entiende todos y podría vénderme a la prensa del corazón (risas).

    L.R.: Ahora que llega el calor y el verano, ¿vais a la playa, o quizás a Charly le gusta más la montaña? O ¿estamos hablando de un perro urbanita?

    I.G.: A Charly le encanta el coche, pero los cambios de casa le cuestan bastante, así que en vacaciones siempre se queda con su abuelita. Mis suegros viven en verano en una casa en la sierra con jardines y piscine y que Charly conoce desde que era cachorro, porque es feliz allí. Y pasa las vacaciones con los abuelitos siendo consentido y sobrealimentado. 

    Además desde muy pequeño él se ha criado en el centro de Madrid por lo que es súper urbanita, sabe esquivar a las multitudes, le encanta estar en terrazas y controlar el tráfico. Ama entrar en las tiendas y saludar a los dependientes. Es muy cosmopolita. Muy como yo. 

    L.R.: Vives entre México y España, ¿qué diferencias encuentras entre ambos países a la hora de tener perro?

    I.G.: Yo en México vivo en el barrio de Polanco, un barrio muy acomodado en el que hay multitud de perros a los que sus dueños tratan como a uno más de la familia, exactamente igual que aquí. Pero una vez que sales de los barrios más acomodados ves situaciones que aquí en España ya no vemos y se te parte el corazón. Muchas comunidades de perros abandonados u otros que utilizan para peleas y cuando ya no sirven los abandonan. A mí, desde luego, se me abren las carnes, me los llevaría a todos a casa. 

    L.R.: ¿Te lo llevas contigo a México? Si es así, ¿crees que nos lo ponen fácil a todos los que no queremos separarnos de nuestros peludos y queremos viajar con ellos? 

    I.G.: Pues esto es un tema… La verdad, lo paso muy mal. Lo que peor llevo es separarme de él cuando tengo proyectos en América. Pero no me lo llevo. El vuelo es de casi 13 horas y me parece muy egoísta por mi parte hacerle pasar por algo así solo por mi bienestar y por la sensación de tenerlo en casa cuando vuelva de las grabaciones. Durante los rodajes hay sesiones de 7, 9 o 10 horas, por lo que también pasaría mucho tiempo sin mí y sé que lo pasaría fatal. Así que cuando tengo proyecto, la super abuela entra en acción y se queda al cuidado de mi mayor tesoro. Entre ella y mi pareja me lo cuidan como si fuera la joya más preciada de la corona. Y yo también aprovecho y me trabajo los apegos. 

    Si quisieras viajar con tu perro, México es un país muy laxo, solo rellenarías unos formularios y su cartilla en la aduana y listo. Y además, si no pesa más de 7/8 kilos puedes ir con él en la cabina del avión. 

    L.R.: ¿Consideras que España es realmente un país dog friendly? ¿En qué crees que puede mejorar?

    I.G.: Mi barrio es súper dog friendly, vivo en Malasaña en Madrid y en el 95% de los establecimientos puedo entrar y estar con Charly. Mejorable… pues sí. Un pequeño tirón de orejas a Starbucks que, aunque parezca mentira, no nos permite consumir dentro del establecimiento con nuestro peludos. Sin duda el centro de Madrid es “open” total. 

    L.R.: Eres muy activo en redes, no en vano tienes un número considerable de seguidores, ¿Charly tiene su propio perfil? O ¿también compartís historias y aventuras en el tuyo propio?

    I.G.: Trabajar en el mundo de la interpretación hace que de forma paralela se desarrollen tus redes sociales porque el público quiere saber más de tí. Yo divido mis redes en tres grandes bloques: el muro o post permanente, forma parte de algo más artístico como si fuera el personaje que desempeño. Luego están las stories en las que sí muestro una realidad de quien soy y ahí por supuesto está mi Charly cada dos por tres, porque es una prolongación de mí y comparte fama conmigo. Y por último reels o TikTok en los que hago contenido para divertirme, soy muy payaso y me encanta crear mil historias, bailar, bromear y si de repente Charly pasa por ahí pues le agarro y alguna montamos. Así que suficiente tengo con mis redes, como para gestionar las de Charly. No ,no, comparto, que compartir es vivir.

    L.R.: ¿Puedes contarnos tus proyectos de futuro en cuanto a tu trabajo?

    I.G.: Estoy en un momento muy bonito en el que las cosas están llegando ya sin ser llamadas, tantos años de “pico y pala” van dando sus resultados. Acabo de estrenar en Vix Plus la película Amores permitidos co-protagonizada con Clara Lago y un gran elenco mexicano. Clara y yo fuimos el team España, así que os invito a todos a que la veáis. Es una comedia muy divertida que se ve en un ratito ameno y seguro os sacará una sonrisa. 

    Actualmente tengo una propuesta muy interesante para grabar allí para Amazon Prime, pero aún no está delimitada por completo mi participación, por lo que mi manager no me permite hablar mucho de ello. También tengo un proyecto teatral con un texto de Darío Fo, igualmente para México. Y aquí en España voy a grabar 10 episodios de un programa de cocina dedicado al maravilloso mundo del café. 

    A este respecto voy a hacer un pequeño inciso: Por favor que los artistas españoles no tengamos que irnos a tantos kilómetros a trabajar dejando nuestras familias, nuestros “perrhijos” y nuestro todo. Hago un llamamiento a dar más oportunidades a aquellas caras que, aún sin ser tan conocidas, llevamos toda la vida trabajando en el medio de una manera devota y profesional. 

    Iván, nos unimos a tu petición de dar más oportunidades a actores y actrices no tan conocidos y te deseamos mucha suerte en tus proyectos. Sabemos que con Charly estarás bien y feliz.

    Más Articulo

    Entrevista a Marwán: Celebrando 20 Años de Música y Poesía con Laura Ferrer

    Escribir para cantar pero también para contar y dar voz a los que no disponen de altavoces en la sociedad. Compositor, cantante, poeta, escritor....

    Misa D´Angelo

    La actriz y cantante italiana Misa D'Angelo es conocida por su versatilidad en pantalla y su habilidad para hacer frente a retos interpretativos en...

    Sara Escudero y sus Perros Zuri y Otto: Una Historia de Amor y Aventuras

    "Quiero sacar el audiolibro de “El CaNino De Santiago" Sara Escudero y sus famosos perros: Zuri y Otto son una parte importante de su vida Sara...

    Entrevista a REBECA PLAZA

    Rebeca Plaza estudió periodismo y danza, pero el teatro se cruzó en su camino en la adolescencia y desde entonces lleva el arte de...