MACHU PICCHU, Ciudad Sagrada de los Incas

    “¡Algo hay escondido! ¡Ve y encuéntralo! ¡Anda y busca tras las montañas: hay algo perdido, perdido y aguardando que tú vayas! ¡Ve!” 

    – Rudyard Kipling-

    Visitar Perú es una de las cosas obligadas para un viajero con ganas de aventura y gustoso de conocer civilizaciones antiguas.

    Texto y fotografía: J.M.FERNÁNDEZ

    Dentro de este país son muchos los rincones y ciudades que se deben intentar conocer, pero quizá el más interesante de todos es el lugar arqueológico denominado Machu Picchu.  En un entorno accidentado y exuberante de vegetación, las ruinas que allí se encuentran muestran una planificación urbana llevada a cabo por los Incas, dotándole de un misterio muy atrayente todos los muros que la encierran. 

    La ciudadela inca de Machu Picchu está considerada una de las siete maravillas del mundo moderno y desde 1983 es Patrimonio Mundial de la UNESCO.

    Revista Fetén

    La ciudadela inca de Machu Picchu está considerada una de las siete maravillas del mundo moderno y desde 1983 es Patrimonio Mundial de la UNESCO

    Enclavada en un sitio muy montañoso de difícil acceso en plena Cordillera Oriental del sur del Perú -en la cadena montañosa de Los Andes– y a 2430 metros sobre el nivel del mar, podemos ver además de las ruinas una gran variedad de orquídeas y una quebrada sobre el río Urubamba que recorre sinuoso toda la zona unos 400 metros abajo. 

    Dos cerros la componen, Huayna Picchu “cerro joven”, que posee una determinación topográfica para el lugar, y Machu Picchu “cerro viejo”. 

    La primera incógnita de este Santuario Histórico, uno de los más visitados por los turistas de todo el mundo, es su descubrimiento. En 1902 su descubridor oficial, Agustín Lizárraga un peruano proveniente de Cusco, descubrió los restos de este lugar pero tuvo intentos fallidos de darlo a conocer al mundo. Nueve años después, un 24 de julio de 1911 en una expedición organizada por la Universidad de Yale que buscaba la legendaria ciudad de nombre Vilcabamba -perteneciente a los descendientes de los soberanos Incas y que se hizo famosa por ser uno de los sitios más importantes de lucha contra los conquistadores españoles- el profesor estadounidense de historia Hiram Bingham, gracias a las indicaciones de un campesino de nombre Melchor Arteaga pasó a ser considerado el descubridor oficial de la ciudad “perdida” de los incas.

    Pero no fue hasta el año 1913 cuando se la descubrió a nivel mundial. La ciudad estaba abandonada hacía muchos años y se encontraba poblada de matorrales, fueron necesarias varias expediciones para “limpiar” el lugar. Fue entregada al gobierno peruano y su posesión actual es del Museo Nacional (MUNA).

    El antiguo poblado está compuesto por dos grandes zonas, el denominado sector agrícola y el sector urbano. 

    El sector agrícola está constituido por distintas terrazas en la falda de la montaña, unas pequeñas y otras más grandes que son las que se cree que eran utilizadas para la siembra.

    Todo Machu Picchu se extiende a lo largo de unos 800 metros y se supone que más de la mitad fue utilizado como terreno agrícola.

    Muchas de las esculturas y tallas encontradas estaban en grutas y tras los estudios pertinentes se sabe que hay muchísimas construcciones bajo tierra

    El sector urbano se planificó desde una gran plaza central y dos grupos de edificios en los lados, que realmente señalan el este y el oeste. Tiene diversas calles escalonadas con alrededor de unos 3000 peldaños, un sistema de agua y otro de la canalización. Las construcciones se edificaron de un solo piso y es muy habitual encontrar cuartos de solo tres paredes, los denominados MASMA.

    Hay que destacar el gran trabajo de cantería realizado. Las piedras, la mayoría de granito, están talladas de una manera muy precisa, se piensa que podrían haber sido pulidas con arena. Son tan perfectos los trabajos que nunca se ha podido entender tal maravilla. Incluso para dar explicación algunas veces se ha recurrido a mitos o leyendas.

    Muchas de las esculturas y tallas encontradas estaban en grutas y tras los estudios pertinentes se sabe que hay muchísimas construcciones bajo tierra.

    Se cree que la forma que se le dio a la ciudad es realmente el de una fortaleza defensiva, pero no hay nada que lo atestigüe, solo son suposiciones.

    Si importante es para el viajero mentalizarse de lo que puede visitar y que muchas cosas se desconocen en la actualidad, también lo es como planificar la visita. La forma más habitual para el turista es viajar en tren desde la ciudad de Cusco (unos 100 km) o de la de Ollantaytambo (unos 75 km). Un recorrido que discurre paralelo al cauce del río Urubamba y que es una recreación para la vista por la belleza de sus paisajes. El final de este recorrido es Aguas Calientes o Machu Picchu pueblo. Desde aquí es recomendable tomar un autobús hasta la entrada de las ruinas o subir andando por la falda de la montaña, pero es camino para el que hay que estar preparado.

    Otras maneras de llegar hasta la ciudad es andando por el denominado Camino del Inca, representa una caminata de unos 40 km desde Piscacucho y se debe de invertir una media de tres noches. Es obligatorio hacer este camino con guía.

    La alternativa es una caminata por el Camino de Salkantay. Se requieren cinco días y es recomendable ir con guía si no se conoce el terreno.

    Hay otras alternativas como caminar por las vías del tren, pero las descritas son las más habituales y dependerá de la forma física y del tiempo del que se disponga para elegir una.

    Una vez en el lugar y siempre que se vaya bien documentado o se vaya acompañado de guía, se puede empezar a la visita propiamente dicha recorriendo  el Palacio Real, Templo del Sol, Casa del Sacerdote, Plaza Principal, el Templo de las Tres Ventanas, etcétera. Y también hacer diversos recorridos paseando por los alrededores. El tiempo de duración estimado de la visita es de unas cuatro horas.

    Una de las primeras cosas que los turistas experimentan cuando se llega al primer lugar desde el que se divisan la ruinas es una emoción indescriptible.

    Contemplar por primera una vez una de las Siete Maravillas del Mundo, como Machu Picchu, es algo difícil de explicar.

    - Advertisement -

    Related posts

    LE MÉRIDIEN RA BEACH HOTEL & SPA

    Bienestar y sibaritismo a orillas del Mediterráneo Situado en la playa de Sant Salvador en la...

    ENTREVISTA2

    Te Puede Interesar IVáN GALLEGO Y CHARLY Editorial Revista Fetén nº7 Revistas de Música: Descubre la Sección Exclusiva...

    JOSÉ MARÍA TEIXIDÓ DIRECTOR DE LANDMAR PLAYA LA ARENA

    Descubre el encanto de Landmar Playa la Arena en esta entrevista exclusiva. Sumérgete en las...

    Tenemos que hablar con Conchi Castañeira 

    ¡No te pierdas nuestra entrevista exclusiva con Conchi Castañeira, la talentosa directora de la @revista_feten!...

    Comparte este artículo

    Últimas entradas

    LE MÉRIDIEN RA BEACH HOTEL & SPA

    Bienestar y sibaritismo a orillas del Mediterráneo Situado en la playa de Sant Salvador en la...

    ENTREVISTA2

    Te Puede Interesar IVáN GALLEGO Y CHARLY Editorial Revista Fetén nº7 Revistas de Música: Descubre la Sección Exclusiva...

    JOSÉ MARÍA TEIXIDÓ DIRECTOR DE LANDMAR PLAYA LA ARENA

    Descubre el encanto de Landmar Playa la Arena en esta entrevista exclusiva. Sumérgete en las...