PETRA LA CIUDAD ROSA DE JORDANIA

“SEGUIDME, conozco el camino”. Indiana Jones y la última cruzada.

Recuerdo que, cuando en el año 1989 vi en el cine esta archiconocida película, esta frase se me quedó grabada para siempre en mi cabeza. ¿El motivo? Ni más ni menos la escena a la que acompañaba. Un lugar que se me antojó mágico y fascinante a partes iguales y al que ya sabía que tendría que ir algún día y ¿por qué no?, decir in situ y mirando a los ojos de quién me acompañase, “sígueme, conozco el camino” y adentrarme en ese tesoro escondido que es la ciudad de Petra.

Petra, capital del antiguo reino nabateo y cuyo nombre proviene del griego –piedra- fue fundada hacia el final del siglo VIII a.C. por los edomitas y ocupada posteriormente por los nabateos, los cuales la llamaron Raqmu (piedra coloreada) e hicieron de ella una ciudad próspera gracias a su situación estratégica en la ruta de las caravanas que comercializaban con especias, incienso, sedas y demás productos de lujo entre Egipto, Siria y el sur del Mediterráneo.

Revista iCruceros ahora es Revista Fetén

Hacia el siglo VI d.C. el cambio de las rutas comerciales y varios terremotos que sufrió la ciudad, hicieron que fuese abandonada por los que la habitaban. De esta forma cayó en el olvido hasta que en el año 1812 el explorador suizo Johann Ludwig Burckhardt la redescubrió para el mundo.

La ciudad de Petra cayó en el olvido hasta que en el año 1812 el explorador suizo Johann Ludwig Burckhardt la redescubrió para el mundo

Desde el año 2007 Petra forma parte de las nuevas siete maravillas del mundo moderno y no es para menos, aún en la actualidad sigue fascinando a los arqueólogos, atrae a un buen número de turistas y se ha convertido en el lugar más bello de Jordania.

Ubicada en un angosto valle, a esta “ciudad perdida” se accede por el desfiladero del Siq, siendo esta su entrada principal. Mi consejo, realizar este recorrido de 1,2 kilómetros andando a través de esta estrecha y serpenteante cañada. Sus paredes, de color rosáceo, llegan a tener una altura de entre 91 y 182 metros, con lo cual la temperatura va bajando en zonas porque ni siquiera entra el sol. Que nuestras ganas de llegar no sean un obstáculo para disfrutar de este recorrido y admirar las bellezas que esconde. 

A ambos lados de las paredes se hayan excavados nichos con ídolos de piedra tallados, lo cual nos dice que este también era un lugar sagrado para el pueblo nabateo. En su entrada encontramos lo que queda de un arco de piedra que daba la bienvenida a todo aquel que se adentrase en la ciudad y que se destruyó en el año 1927 por causa de un terremoto. Vemos también un canal excavado en la roca ligeramente inclinado y con restos de tuberías de cerámica. Unas figuras, o lo que queda de ellas, de dos comerciantes junto a sus camellos, nos recuerdan en todo momento que Petra vivía del comercio y de las caravanas.

Pero aún no hemos llegado a lo que es sin duda “la joya de la corona” de esta ciudad rosa: El Tesoro. Aunque esperas encontrártelo en cada recoveco de esta garganta y a pesar de que lo has visto miles de veces en cine, televisión o fotografías, el instante preciso en el que de pronto las paredes se abren ante ti y lo vislumbras, es mágico e inigualable. 

Al-Khazneh, El Tesoro, sin duda el monumento más representativo y conocido de esta ciudad. Excavado en la roca y de gran belleza y elegancia, cuando el sol ilumina su fachada destaca aún más su precioso color rosa

Que nadie te haga spoiler y te advierta de que se te va a mostrar ante tus ojos, porque, y créeme, ese será el mejor momento de esta mágica visita. Una imagen que permanecerá en tus retinas para siempre. ¿Ahora entiendes por qué te he recomendado que entres a pie?

Al-Khazneh, El Tesoro, sin duda el monumento más representativo y conocido de Petra. Excavado en la roca, al igual que todo el conjunto monumental que observaremos en nuestra visita, este magnífico mausoleo (25 m de ancho y 39 de alto) es una tumba dedicada al rey Aretas IV y fue tallado en el siglo I de nuestra era, durante la época más próspera de la ciudad. De una gran belleza y elegancia, cuando el sol ilumina su fachada destaca aún más su precioso color rosa.

El porqué de su nombre se debe a los beduinos que creían que un gran tesoro faraónico había sido escondido en su cúpula con forma de urna gigante.

Que nadie piense que su interior es lo que vemos en la película citada al comienzo de este artículo. Nada más lejos. Tras la puerta solo encontramos una sala vacía de unos 12 metros cuadrados. 

Aun así, nos sigue dejando sin habla. 

Seguimos adentrándonos en la ciudad -el camino ahora se expande- y contemplando sus demás construcciones. Sabemos que hoy en día tan solo un 20% es visitable ya que el 80% sigue oculto y las excavaciones continúan desenterrando edificios.

Uno de sus hallazgos más sorprendentes es su teatro también excavado en la roca. Su construcción data del siglo I y se utilizó para celebraciones y exposiciones religiosas, de ahí su altar central.  Fue construido por los propios nabateos y ampliado posteriormente por los romanos. Lo que más llama la atención son sus gradas perfectamente talladas aprovechando la falda de la montaña. Se cree que podía albergar a unos 10.000 espectadores. 

Continuamos hacia la ciudad baja, donde podemos ver cinco de las tumbas reales excavadas en la montaña de Khubta. Se supone que son mausoleos dedicados a diferentes reyes por su gran tamaño y su decoración.

Lo que más llama la atención del teatro son sus gradas perfectamente talladas aprovechando la falda de la montaña

La última tumba real es la llamada Tumba del Palacio, que es la mayor fachada de Petra, con 46 metros de altura. También resulta ser diferente a las que hemos ido viendo por el camino, pero al igual que todas ellas nos parece fascinante.

La urbe también cuenta con una calzada romana o calle de las columnas, construida después de que el emperador Trajano conquistase esta región en el año 106 de nuestra era. Al comienzo de la misma, La Cueva de las Ninfas, una fuente pública. Su nombre nos evoca mitos y leyendas.

Para terminar la visita nos adentraremos en un espacioso patio donde se emplaza el Gran Monasterio, otra de las principales fachadas de la ciudad, con 43 metros de altura. Fue excavado en el primer siglo de nuestra era en honor del rey Santo Obodas I. Le vemos mucho parecido con El Tesoro, pero de menor calidad. En el período bizantino este monasterio fue usado por monjes cristianos, de ahí su nombre. 

Como curiosidad: durante el solsticio de invierno la luz del sol entra por la puerta e ilumina directamente el altar mayor, el motab.

Desandamos los andado y nos vamos despidiendo de la ciudad rosa, no sin antes volver a extasiarnos con la belleza de El Tesoro y prometiéndonos que haremos lo posible por regresar algún día.

Y es en ese justo momento cuando mirando hacia atrás me sumerjo de nuevo en el Siq y os digo: “Seguidme, conozco el camino”.

Conchi Castaneira
Conchi Castaneirahttps://revista-feten.es
Conchi Castañeira Directora de la Revista FETÉN. Nacida en Barakaldo hace unos pocos años y criada en Santurtzi, pueblo que llevo en el corazón. No me considero experta en nada, pero sí que me gusta saber de todo, quizás tenga algo de autodidacta. Viajando he aprendido que nada ni nadie es el ombligo del mundo y que la verdad absoluta no existe. Hablar y estar con mi gente es lo que me hace aprender y sentir que tengo los pies en la tierra. Amiga de mis amigos, como enemiga no tengo igual. Cada vez con menos pelos en la lengua y más heridas en el corazón, me considero una superviviente. Orgullosa directora de la Revista FETÉN, una locura que ya dura 10 años. Mi mayor aspiración, ser feliz. Ha habido momentos muy duros, pero creo que lo puedo conseguir. Parte de esa felicidad se la debo a dos seres de luz, Imanol y Noa.

Related posts

COSIMO FUSCO

“Veneciafrenia es claramente un homenaje al cine de Dario Argento, uno de los mayores exponentes...

The Madroom Boulevard

Por:Carolina Pérez The Madroom Boulevard es el salón de belleza de moda en Madrid, en la...

Historias para no contar

Por: Carolina Pérez Desde el  25 de Noviembre en nuestros cines podréis disfrutar de la última...

Atocha Hotel Madrid

El primer Tapestry by Hilton en Europa La historia de este hotel comienza en 1940 donde...

Comparte este artículo

Últimas entradas

COSIMO FUSCO

“Veneciafrenia es claramente un homenaje al cine de Dario Argento, uno de los mayores exponentes...

The Madroom Boulevard

Por:Carolina Pérez The Madroom Boulevard es el salón de belleza de moda en Madrid, en la...

Historias para no contar

Por: Carolina Pérez Desde el  25 de Noviembre en nuestros cines podréis disfrutar de la última...