WOMEN BY WOMEN (MUJERES POR MUJERES)

Nahia entre CANDILEJAS

Todas las historias merecen ser contadas. Todas las vidas merecen ser escuchadas. 

Hace unos meses, en agosto, publiqué una pequeña historia en Instagram respecto a mi sentir sobre la situación en Afganistán haciendo hincapié en el lugar en que quedan las mujeres de ese país. 

Revista Fetén

Sin pretenderlo, esa publicación dio la vuelta al mundo, se compartió en varios idiomas y ya alcanza los tres millones de likes y comentarios. 

Esta información es absolutamente baladí…salvo por un detalle: sirvió para que una mujer afgana diera conmigo. 

Llevo desde entonces en contacto con ella y conociendo su historia, su familia y a sus dos preciosos hijos. Conozco también su día a día y sus miedos. 

Establecí poco a poco, con más intuición y valentía que conocimiento, una red de apoyo a esta familia para que puedan – ojalá pronto y en buenas condiciones – salir de Afganistán. 

Carambolas de la vida y gracias a todas las manos tendidas, entré en contacto con Noor Amar Lamarty. Abogada, activista, escritora y fundadora de la revista “Women by women”

El otro día estuve en una charla que daba en la Academia de Cine junto a la directora Sahraa Karimi que presentaba allí su última película. 

Pude escucharlas alzar la voz y apoyar sus reivindicaciones. Parecen sencillas, pero cuando empiezas a conocer el entramado administrativo, político y legal un poco más de cerca…la sencillez aparente se convierte en un muro de hormigón. 

Lo que piden es igualdad, libertad y derechos humanos básicos no sólo para las mujeres afganas y por desgracia de un largo etcétera de nacionalidades, sino también para los hombres. Dice Sahraa que si temen a las mujeres no es porque pidan derechos para ellas sino porque piden para todos y esto, que puede sonar de sentido común, es en realidad muy revolucionario. 

Se me quedó una pregunta pegada a todo el cuerpo como un velcro: ¿Cuántas mujeres de cualquier parte del mundo han de ser vejadas, matadas y humilladas públicamente y ante los ojos de todo el mundo para que “ser mujer” se considere un estatus de riesgo y puedan obtener visados para abandonar sus países? 

Allí una mujer, por el simple hecho de serlo, es perseguida. No hace falta que ocupe un alto cargo profesional contrario al régimen de turno para que necesiten ser acogidas en otro país y tengan derecho a salvarse. 

Allí hay una actriz, una deportista, una madre, una periodista, una cantante, una maestra… ¡una niña! escondida por ser como es y sin poder acceder a protección internacional.

Mi historia personal con la mujer de la que os hablaba me lleva a plantearme muchas cosas, pero sobre todo me regala un descubrimiento: dar apoyo moral y emocional aunque sea desde el otro lado del mundo y entre mis algodones ya es mucho para sostener una vida. 

No quiero terminar sin mencionar a dos personas muy importantes en este camino hasta llegar a Noor: Jesús García Moraleda, comunicador y creador del podcast “Conversaciones Inspiradoras” y Antonio Pampliega, periodista y escritor.

Antonio trabaja muy duramente para sacar de Afganistán a cuantas familias puede y acaba de publicar un libro maravilloso “Flores para Ariana” que acerca un poco nuestra mirada a las vivencias de las niñas y mujeres en Afganistán. 

Si alguna vez os preguntáis cómo ayudar, qué hacer para aportar, os recomiendo buscar estos tres sitios: “Women by women” de Noor Amar, “Conversaciones inspiradoras” de Jesús G. Moraleda y “Flores para Ariana” (y su particular labor humanitaria) de Antonio Pampliega.

Dice Noor de su revista: “Women by Women empezó sólo queriendo ser un altavoz para que mujeres contasen sus historias, sus miedos, sus opresiones, pero pronto nos dimos cuenta de que sólo pueden acceder a un altavoz mujeres que tienen voz; esa misma que se arranca a muchas todos los días. No hay que querer ser la voz de ninguna sino más bien ayudarlas a recuperar su poder sobre sus vidas, sus cuerpos, sus metas” 

Las “Conversaciones inspiradoras” de Jesús nacen y crecen para apoyar a la ONG “Nzuri Daima”

La novela de Antonio y su labor ingente para salvar vidas beben de su historia personal y su trabajo profundo cubriendo la guerra en Afganistán durante los últimos años como reportero. 

A veces, ayudar es tan simple como esto y podemos lograr grandes cosas. 

Como veis, hoy no he venido a hablar de teatro. O sí, esto también es una historia de las que contamos en escena y merecen ser escuchadas

Detrás de estos tres proyectos hay alguien como tú haciendo de su trabajo y su pasión un modo de mejorar el mundo. Que perdure el ejemplo y se expanda.

www.nahialaiz.es

Instagram:@nahialaiz

Quiosco

Nahia Laiz
Nahia Laizhttp://nahialaiz.es/
GRACIAS. Es la mejor palabra que se me ocurre para comenzar este texto. Hablar con Conchi e Imanol sobre su proyecto de Icruceros, sobre su visión de la vida, del cine y del teatro, es un regalo. COLABORAR CON ELLOS EN ESTA SECCIÓN ES UNA ILUSIÓN CUMPLIDA. Soy actriz de profesión y de corazón, aunque además de crear personajes – dispares, por suerte – una de mis pasiones y fuente de expresión más íntima siempre ha sido la escritura.

Related posts

COSIMO FUSCO

“Veneciafrenia es claramente un homenaje al cine de Dario Argento, uno de los mayores exponentes...

The Madroom Boulevard

Por:Carolina Pérez The Madroom Boulevard es el salón de belleza de moda en Madrid, en la...

Historias para no contar

Por: Carolina Pérez Desde el  25 de Noviembre en nuestros cines podréis disfrutar de la última...

Atocha Hotel Madrid

El primer Tapestry by Hilton en Europa La historia de este hotel comienza en 1940 donde...

Comparte este artículo

Últimas entradas

COSIMO FUSCO

“Veneciafrenia es claramente un homenaje al cine de Dario Argento, uno de los mayores exponentes...

The Madroom Boulevard

Por:Carolina Pérez The Madroom Boulevard es el salón de belleza de moda en Madrid, en la...

Historias para no contar

Por: Carolina Pérez Desde el  25 de Noviembre en nuestros cines podréis disfrutar de la última...